ES - EN - FR - PT - IT

Louvre

No te pierdas nada

La habitación de los antepasados

La habitación de los antepasados es una dependencia de la sala de fiestas del templo Jubileo construido por el Rey Tutmosis III para celebrar su primera ‘Fiesta-Sed'. La ‘cámara’ es parte de la obra iniciada por el rey en los recintos del templo de Karnak en Luxor. Lleva en sus paredes la lista de sesenta y un reyes, conocida como la mesa real de Karnak o lista de reyes de Karnak del Imperio Egipcio Antiguo.

Los muros este y oeste están decorados con representaciones del rey haciendo ofrendas a los reyes que la precedieron. Delante de él, sesenta y un reyes, agrupados en dinastías, se distribuyen en las tres paredes del este, sur y oeste de la habitación. Sólo 39 nombres son legibles. El cuarto superior de las paredes del este y del sur incluye todas las dinastías del Reino Antiguo, aunque faltan algunos reyes, al igual que los reyes de las dinastías undécimos y diecisiete.

La historia de cómo esta obra llegó a Francia es única y muestra lo que era la persecución de objetos milenarios en la época. En 1843 Karl Richard Lepsius encabezó una expedición alemana que ascendió el Nilo hacia Karnak para hacerse cargo de la ‘cámara’ en nombre del Museo de Berlín y transportarla hasta Alemania. El explorador y arqueólogo francés Émile Prisse d'Avesnes, además de prohibir a las autoridades egipcias que se la llevara, desmanteló de noche los bloques de la ‘cámara’ para poder repatriarlos a Francia. El francés declararía en ese momento: 'En Egipto, ya tan empobrecida por los devastadores musulmanes y especuladores europeos, una sociedad erudita ha descendido como una invasión de bárbaros para llevar lo poco que queda de los admirables monumentos egipcios. Indignado ante todas estas devastaciones que no puedo resistir, he decidido solicitar una misión para evitar parte de esta debacle en Francia'.

Después de rearmar a mano las decoraciones, cede la ‘cámara’ al Gabinete de la Medalla de la Biblioteca Nacional. En 1922, el Louvre recuperó los bloques y restauró la habitación.

Louvre