ES - EN - FR - PT - IT

Vatican Museums

No te pierdas nada

El Descendimiento de la Cruz

Caravaggio, 1604.

Esta es una de las obras maestras de Caravaggio.

El Descendimiento, fue encargada por Girolamo Vittrice para la capilla de familia en Santa María en Vallicella en Roma. Caravaggio no representa en realidad la Sepultura ni el Descendimiento de la manera tradicional, ya que el Cristo no está descrito al ser bajado a la tumba, sino cuando, en presencia de mujeres devotas, es colocado por Nicodemo y Juan sobre la Piedra de la Unción, es decir, la piedra tumbal con la que se cerrará el sepulcro. Alrededor del cuerpo de Cristo se colocan la Virgen, María Magdalena, Juan, Nicodemo y María de Cleofás, quien alza los brazos y los ojos al cielo en un gesto de altísima tensión dramática.

Esta es una pintura de duelo, a medida que nuestra mirada va descendiendo de la penumbra, hay también un descenso desde la lamentación dramática de María de Cleofás, hacia una emoción contenida de la Virgen.

Las curiosidades nos cuentan que esta obra fue una de las poquísimas obras producidas por Caravaggio que logró un consenso unánime, suscitando la admiración incluso de críticos contemporáneos del pintor. Además, existe una copia famosa del pintor flamenco Rubens. Otro detalle es que también en esa época los Cristos italianos mueren por lo general sin sangre y en una posición desafiante, como si quisieran enfatizar la incapacidad de Cristo para sentir el dolor. Además Caravaggio se caracteriza por el lenguaje de los brazos. Aquí, vemos el brazo caído de Dios con las venas dilatadas y la mano que se ven los estigmas. Por su parte, María de Cleofás, gesticula mirando al Cielo y abre las manos. En cierto sentido el mensaje es que Dios viene a la tierra, y la humanidad se reconcilia con los cielos.

Vatican Museums