ES - EN - FR - PT - IT

Vatican Museums

No te pierdas nada

La Capilla Sixtina

“Sin haber visto la Capilla Sixtina, uno no puede formarse una idea apreciable de lo que el ser humano es capaz de lograr". Johann Wolfgang von Goethe. Este es quizás el destino final de los Museos Vaticanos, lo que todos esperan ver porque realmente es algo único.

Inaugurada el 15 de agosto de 1483, la Capilla Sixtina además de contener obras de inestimable valor, es famosa en todo el mundo por ser la sede oficial del Cónclave, o sea, la sala en la cual los cardenales se reúnen para elegir al nuevo Papa. En 1483, el Papa Julio II, nieto de Sixto IV, no satisfecho por el cielo estrellado que decoraba la bóveda, llama el joven Miguel Ángel. El artista, que nunca se había sentido a gusto con la pintura y que no había experimentado la técnica del fresco, al principio rechaza el cargo, recalcando que él es escultor. Al final, gana la perseverancia de Julio II y Miguel Ángel empieza a pintar la bóveda y las lunetas en la parte superior de las paredes. La obra dura desde 1508 hasta 1512. Años durante los cuales Miguel Ángel se enfrenta a innumerables dificultades y pone seriamente en riesgo su salud. La dificultad mayor es llegar hasta el techo y, por eso, el artista llega a construirse un andamiaje de madera compuesto por diversos escalones. A causa de la pintura que gotea en los ojos mientras pinta, Miguel Ángel corre el peligro de cegarse y, a causa de la incómoda posición que es obligado a asumir con el cuello, sufre una serie de repercusiones en las cervicales. El 1 de noviembre de 1512 Miguel Ángel completa finalmente los frescos de las vueltas y la Capilla Sixtina se muestra al público. La obra es simplemente maravillosa: en los nueve recuadros centrales están representadas las Historias del Génesis, entre los cuales se encuentra la célebre "Creación de Adán".

Algunas curiosidades. Se dice que las dimensiones de la capilla son las mismas de las del Templo de Salomón en Jerusalén según el Antiguo Testamento. Además, dos importantes encuentros de artistas con el papa tuvieron lugar en la Capilla Sixtina. El 7 de mayo de 1964, Pablo VI convocó allí una misa con artistas. En su discurso final, subrayó la íntima vinculación entre arte y religión, y ofreció a los artistas una alianza de amistad. El 21 de noviembre de 2009, en la Capilla Sixtina se reunieron más de 260 artistas con Benedicto XVI. Su alocución fue una reflexión sobre la belleza poniendo el ejemplo del fresco de El Juicio Final de Miguel Ángel.

Vatican Museums