ES - EN - FR - PT - IT

Vatican Museums

No te pierdas nada

San Jerónimo

Leonardo da Vinci, 1480.

No se sabe bien quién encargó esta obra y fue encontrada en dos partes e inacabada. Los inventarios de Leonardo mencionan que realizó varios San Jerónimos, aunque sólo este es el que han encontrado.

El tema es San Jerónimo en el desierto. Jerónimo se presenta como un penitente, ocupando el centro del cuadro con una postura bastante dramática, especialmente si analizamos el rostro, que consigue transmitir a un tiempo su sufrimiento y su espiritualidad. En un primer plano se extiende su símbolo, un gran león cuyo cuerpo y cola hacen una doble espiral a lo largo de la base del espacio pictórico.

El santo se encuentra a la entrada de una oscura caverna. El otro rasgo destacable es el paisaje esquemático de rocas escarpadas contra la que se recorta la figura. A su derecha hay rocas, mientras que a la izquierda se encuentra un paisaje caracterizado por un conjunto de cimas agudas, que apenas se perciben en la preparación verdosa de la tabla. Este escenario tan abrupto aporta a la pintura emoción y cierto misterio. El único vestigio de civilización que aparece en él es una arquitectura clásica, una iglesia, dibujada en la parte superior derecha de la tabla.

Vatican Museums