ES - EN - FR - PT - IT

Vatican Museums

No te pierdas nada

Tríptico Stefaneschi

Giotto, 1320.

El tríptico de Stefaneschi es importante porque es una obra del gran maestro Giotto que estaba destinada para servir como retablo para uno de los altares de la Basílica de San Pedro en Roma. Su nombre se debe a que fue encargada por el cardenal Giacomo Gaetani Stefaneschi.

El retablo tiene un simbolismo político porque es pedido cuando el papado estaba en Avignon, Francia, y se comienza a adornar la basilica de San Pedro con el fin de volver a traer el papado a Roma.

La gran particularidad de la obra son dos: que el cardenal Stefaneschi es representado rezando de rodillas en las dos caras del retablo en la parte central y que el tríptico está pintado por los dos lados, con el fin de no ser solamente visto por los fieles, sino que también por los sacerdotes. Las escenas escogidas hablan principalmente de los apóstoles Pedro y Pablo. Respetan el principio inconográfico de polyptícos, donde los temas principales de la santificación y el cardenal figuran en el centro de las caras del tríptico y en los paneles laterales se exponen las figuras terrestres:

- En el recto: Cristo aparece en el centro en un trono, rodeado de ángeles y los paneles laterales exponen episodios bíblicos del Nuevo Testamento, principalmente imágenes de mártires y santos.
- En el verso: San Pedro en el trono rodeado de ángeles y de dos oradores, mientras que los paneles laterales exponen los santos de pie con sus atributos.

La representación del cardenal Stefaneschi sosteniendo esta misma pintura sugiere que originalmente tenía un marco significativamente más elaborado. La característica de contener una versión más pequeña de sí mismo proporciona uno de los primeros ejemplos renacentistas conocido del llamado "efecto Droste", común en el arte medieval.

Vatican Museums